IMG_1367.JPG

TEJEDURIA

Urdimbre y trama conforman el plano de un tejido. El entramado de una pieza comprende cuidar una oveja, escoger la fibra, hilarla, encontrar una raíz o un fruto para darle un nuevo color, dejarla secar, devanarla, enlazarla, anudarla. Tejer es punto a punto, línea a línea establecer un nuevo paisaje de textura y color.

Mientras los textiles han servido para las necesidades diarias de las personas, literalmente desde la vida hasta la muerte, también han servido para distinguir individuos, en términos de clases sociales, género, ocupación y estados entre grupos sociales.

En la historia precolombina la tejeduría como la agricultura fueron oficios que catapultaron el desarrollo de las tribus indígenas a civilizaciones más desarrolladas cosmogónicas y jerarquizadas. En esta época se destacaron las increíbles mantas en algodón elaboradas por los chibchas y las técnicas de hilatura en huso desarrolladas en diferentes periodos históricos alrededor del planeta y aún vigentes en la tradición campesina.

Como la hilatura en huso, la creación textil en diferentes técnicas también se logró por instinto de desarrollo en diferentes puntos del planeta lo cual ha enriquecido el oficio desde el punto de vista estético y artístico. En la actualidad están a la sombra del desenfrenado ritmo de la moda, haciendo de la creación manual un acto quimérico.